Me duelen? los dientes

Esa sensación de dolor es muy molesta porque afecta no sólo a la boca, sino también a la cabeza, dejándonos seriamente limitados para realizar cualquier tarea habitual y obligándonos a tomar analgésicos que no siempre resultan ser efectivos. Por supuesto, lo recomendable es acudir al dentista para que descubra el origen de nuestro mal y nos indique las pautas a seguir, pero, de todas formas, lo mejor es la prevención, es decir, cumplimentar las visitas que nos haya recomendado y cuidar la limpieza de esta zona exhaustivamente.

Nadie duda de la necesidad de realizar una higiene bucal adecuada para proteger los dientes y evitar la caries, pero no todos estamos concienciados de que, además, debemos cuidar las encías o el esmalte, limpiar la boca, etc., que son fundamentales para alcanzar una completa salud dental.

El dentista es el encargado del cuidado de estas estructuras orgánicas y sabe orientarnos perfectamente acerca de nuestras necesidades. Debemos utilizar los productos que nos recomienda y seguir sus consejos, pues cada paciente es diferente y su edad también determina la idoneidad de los múltiples dentífricos, colutorios, geles, etc... que abundan en el mercado farmacéutico y presentan diferentes acciones en función de su composición química.
Un problema frecuente en personas de más de 30 años es la sensibilidad y retracción de las encías, así como la pérdida del esmalte dental. Muchas veces no sabemos que estamos sufriendo este problema pero notamos un dolor muy agudo y los dientes sensibles al frío, al calor, al cepillado, etc., que constituyen los síntomas de la hiperestesia dentinaria.
En otras ocasiones, el paciente es muy sensible a los tratamientos realizados en la clínica dental (empastes, endodoncias, limpieza, etc..) debido precisamente a este exceso de sensibilidad o a la retracción de la encía. También se presentan en personas que han reducido la cantidad de esmalte de sus dientes por la existencia de caries, por abrasión o por un proceso sistémico de descalcificación que afecta a sus piezas dentales y favorece la estimulación de las terminaciones nerviosas de esa zona.

Para estos casos recomiendo utilizar una pasta dental específica que debe tener un efecto desensibilizante y favorecer la remineralización de las piezas. Su composición química incluirá:

-Flúor, que remineraliza, protege contra la caries y previene la sensibilidad.

-Nitrato potásico, que reduce la sensibilidad.

-Xilitol, como edulcorante que no provoca caries y remineraliza.

-Excipientes no abrasivos para evitar rayar el esmalte propiciando la aparición de las caries.

Además, se debe usar un cepillo adecuado que sea específico para dientes sensibles, no puede ser muy duro y debe utilizarse desde la encía hacia el diente, para reducir la presión contra ella, sin limitar la zona limpiada. Como colofón, un enjuague bucal indicado para la sensibilidad dental que aporte minerales y reduzca la hiperestesia.

Existen muchas marcas diferentes en el mercado y no me gusta hacer publicidad de ninguna de ellas pero, en este caso, la bondad probada de Sensi Lacer me induce a referirme a ella. El laboratorio es prestigioso y elabora varios productos interesantes para el cuidado de los dientes con una composición muy estudiada para cuidar nuestra dentadura.

Consulta con el especialista y acude a la farmacia donde te podrán ayudar a elegir el más adecuado para ti dentro de la amplia gama de productos que se comercializan. Su uso continuado evitará problemas en el futuro y resolverá la situación actual que estás padeciendo. Puedes seguir leyendo para ver la variedad de productos o servicios que pueden ayudarte;
Accede al resto de los temas para saber más