Cirugía sin abrir la encía ni dar puntos

Los expertos en cirugía dental apuestan por las nuevas tecnologías para facilitar la recuperación de los pacientes


RADIOLOGÍA, informática y cirugía quirúrgica. La simbiosis de estas tres modalidades permite a los expertos en el ámbito de la cirugía oral colocar implantes dentales sin la necesidad de abrir la encía del paciente ni dar puntos tras la intervención.

Así lo plasmó ayer el doctor Mithridade Davarpanah, cirujano oral del American Hospital, en París, durante la celebración del XIII congreso de cirugía oral e implantología de la SECOM en Pamplona. "Las nuevas tecnologías nos permiten dar grandes pasos en multitud de campos y la odontología no se ha quedado atrás", afirmó el experto.

En esta línea, el cirujano habló de las dos modalidades que pueden aplicarse a la hora de colocar implantes sin la necesidad de operar de una manera "tan agresiva" como la convencional.

Del ordenador a la boca

Por un lado, los pacientes que tengan la necesidad de colocarse algún implante pueden optar por la opción de la carga inmediata. Esta técnica consiste en, a través de una microincisión en la encía, colocar un implante y una corona provisional en la misma intervención. "Se mejora mucho la calidad del paciente al tiempo que se reduce el tiempo de recuperación", dice Davarpanah.

No obstante, en este caso el paciente debe intervenir activamente en su recuperación para no hacerse daño. "A pesar de que el implante está colocado, no le ha dado tiempo a adherirse bien al hueso, por lo que la persona operada deberá ingerir alimentos blandos durante algunas semanas", sostenía Rafael Martín Granizo, presidente de la sociedad española de cirugía oral y maxilofacial.

Asimismo, ambos hicieron hincapié en un segundo método que también "evita abrir las encías", la llamada cirugía guiada. "Con ayuda de una férula y un escáner se introducen todos los datos del paciente en un ordenador. Después, se analiza la posición ideal de los implantes, siempre teniendo en cuenta la cantidad y calidad del hueso", detalló Davarpanah.

A continuación, se extrapolan los datos del ordenador directamente a la boca del paciente. "De este modo, somos capaces de colocar los implantes en la misma posición que habíamos planificado en el ordenador", afirma Davarpanah. "Esta técnica nos proporciona una exactitud milimétrica, optimizando al máximo las mejores zonas del hueso", agregó Martín Granizo.

Pero pese a los avances de las nuevas tecnologías, los expertos insistieron en que "áun falta formación entre los profesionales del sector". También hicieron hincapié en la importancia de "ser cercano"con el paciente. "Es esencial que sepan qué hacemos en todo momento", dijeron.

No hay comentarios: